“Los tres D.D.D.” artesanos boteros desde 1870
Vendiendo por Internet desde 2007

Odre de vino forma clásica oscuro

El odre de vino oscurecido, una opción para los nostálgicos.

IVA y Envío incluídos en España peninsular.


  • Odre de vino en piel de cabra de alta calidad.
  • Sin cortes ni manchas.
  • Curtido con taninos vegetales artesanalmente.
  • Costura exterior trabajada a mano.
  • Brocal plástico resistente.
  • Espita de madera.
  • Interior impermeabilizado con pez de resina. (sólo para vinos y licores de baja graduación).
  • La capacidad varía, por el tamaño de la cabra entre 14 y 22 litros.

¿Por qué comprar nuestros pellejos de vino?

Porque es la mejor forma para conservar el vino y tenerlo disponible en cualquier momento. Al llenar de vino el pellejo, el aire sale, de tal forma que una vez lleno y tapado no contiene aire en su interior por lo que el vino no se oxigena y no pierde sus cualidades. El vino se conservará durante muchos meses. Ponemos un brocal en una de las patas para que llenarlo sea más fácil y para sacar el vino colocamos una espita o canilla de madera para utilizarlo como si fuese un grifo. Los pellejos, han sido utilizados durante miles de años para transportar y conservar el vino. Algo que se ha utilizado durante tanto tiempo y por diferentes culturas, será porque su eficiencia esta mas que probada.

¿Qué es la pez?

La pez es un derivado de la resina del pino o enebro, su función en una bota de vino, es impermeabilizar el interior de la misma, impidiendo que el líquido traspase la piel de la bota. La pez es sólida a temperatura ambiente y está constituida por una mezcla compleja de muchos hidrocarburos. La pez presenta un amplio intervalo de ablandamiento en vez de una temperatura definida de fusión. Cuando se enfría el fundido, la pez solidifica sin cristalización, haciendo que la bota pueda doblarse y deformarse en cierta medida sin perder su impermeabilidad. La pez es apta para su uso como impermeabilizante e inocua para la salud.

¿Hay que hacer algo con la bota de vino antes de usarla?

Nuestras botas de vino están preparadas para ser usadas desde el primer momento, si quieres, puedes enjuagar primero el interior con agua sin detergente alguno, pero no hace falta ni eso.

¿Qué es mejor, la pez o el látex?

Hay dos tipos de bota de vino, las de interior de pez y las de interior de látex. Las botas de látex en vez de disponer de pez como aislante interior, tienen una funda de material látex, con la forma de la bota, la cual contendrá el líquido que se le añada a la bota. La bota de vino de interior de pez, es la bota original, tradicional de toda la vida, de nuestros ancestros. Esta debería de ser tu elección si la quieres principalmente para su uso con vino. Si la quieres para agua, bebidas dulces o carbonatadas, tu elección debería de ser el látex.

¿Qué tipo de bebidas se pueden usar en una bota de vino con interior de pez?

En principio puedes usarla para vino y licores de baja graduación. Las bebidas como el vino y licores sin azúcar, pueden conservarse unos días en su interior sin degradarse, pero se recomienda que siempre que una bota de vino no vaya a usarse por un periodo de tiempo, se almacene y conserve del modo adecuado. Las bebidas tipo refrescos y carbonatadas, contienen ácido carbónico CO2 y mucho azúcar y este tipo de bebidas, se recomienda no usarlas en la bota con interior de pez.

¿Cuánto tiempo se conserva el vino en una bota?

El vino puede durar entre 2 y 3 días, pero para conservarlo hay que quitarle todo el aire a la bota. A veces durará menos y otras más, depende de muchos factores. Hay dos procesos en juego cuando el alcohol del vino se transforma en vinagre. El primero es relativamente insignificante. El etanol, el alcohol de las bebidas, reacciona con el oxígeno y forma el ácido acético, una solución diluida a la que llamamos «vinagre». Hasta cierto punto, esto sucede porque el vino está en contacto durante demasiado tiempo con el oxígeno. Lo que realmente convierte el vino en vinagre es la contaminación provocada por una bacteria llamada Acetobacter aceti. Esta bacteria tan común produce una enzima que convierte el etanol en ácido acético.